Category: TUTORIALS

Modos de disparo de una cámara: Automático o Manual

Siempre dependiendo del modelo de la cámara puede que encuentres a faltar alguno de los modos que seguidamente veremos, como que halles alguno de más 🙂

Vamos a ver fundamentalmente qué diferencias hay entre dispara en modo automático o en modo manual. Como ya hemos hablado en anteriores artículos, una foto es la captación de luz que tenemos delante del objetivo y que posteriormente, tras un proceso de la información de esa luz, ésta se convierte en imagen. Los distintos modos de configuración de nuestra cámara de fotos se seleccionan mediante un dial en forma de círculo donde aparecen las iniciales o dibujos correspondientes a cada uno de las opciones disposibles:

  • Automático (A): En este modo de disparo de nuestra cámara es el diseño  de la ingeniería del fabricante de la misma la que decide los parámetros o valores precisos para captar la cantidad de luz que se considera necesaria para garantizar un resultado óptimo. Los valores son ISO (sensibilidad del sensor o película), el diafragma (el tamaño de la apertura por la que dejaremos pasar la luz) y el obturador (el tiempo que permitimos que la luz entre e incida en el sensor). En esta posición no podremos variar ningún parámetro e incluso será disparado el flash si disponemos del mismo y la falta de luz hace que la cámara lo active.
    • Retrato, Paisaje, Deporte, Noche, Macro y No Flash: Son también modos de disparo automático pero con cada valor estamos dando una información primordial sobre dónde y cómo se encuentra el sujeto u objeto a fotografiar; priorizando en cada modo la velocidad, apertura, intensidad de luz …. (suelen estar representados por dibujos que simbolizan cada uno de los modos).
  • Manual (M): Este es el modo en el que todos los valores que intervienen en la elaboración de una fotografía son escogidos por el propio fotógrafo (representado en ocasiones por un cuadrado verde). Implican mucha habilidad, práctica y casi siempre un tiempo para la correcta combinación de dichos valores. Es la práctica y la combinación de parámetros, a parte de unos conocimiento de manejo de dichas variables, la que permitirá que cada fotógrafo le de su sello o impronta personal a esa foto.
    • Programmed Auto (P): Este modo es el modo Manual más cercano al automático. Puede parecer contradictorio pero diríamos que en este modo la cámara escoge de forma automática el tiempo de exposición y la cantidad de luz que deja pasar pero le permite al fotógrafo seleccionar la sensibilidad (ISO) y el balance de blancos (el tono que tendrá la fotografía).
    • Apperture Priority (A o Av) y Shutter Priority (S o Tv): Estos dos modos, diferenciados por unas u otras siglas según el fabricante, son modos automáticos que fijas unas valores de forma automática pero permiten al fotógrafo escoger una de las variables para jugar con ella.
      1. La Apperture Priority (A o Av) es un modo que prioriza la apertura del diafragma (el tamaño del agujero por el que dejamos pasar la luz) consiguiendo una mayor o menos profundidad de campo (desenfocar el fondo de la foto) y dejando a la cámara la selección del resto de variables.
      2. La  Shutter Priority (S o Tv) le permite al fotógrafo fijar el tiempo de exposición (tiempo que se permitirá el paso de luz hacia el sensor de la cámara) dejando que sea la cámara que fije el resto de valores que crea necesarios para garantizar una correcta captación de luz. Con este modo podemos conseguir congelar una imagen (algo que pasa a mucha velocidad como el agua caer) o el efecto contrario permitiendo un efecto sedoso o difuso.

Los modos A o Av y S o Tv son modos semiautomáticos que permitirán incidir en el resultado que vamos a obtener pero permitiendo obtener la fotografía en un menor espacio de tiempo que en modo totalmente manual. ¿Cual escoger? …. la mejor manera de saber qué modo necesitas dependerá de cada momento, de tu interpretación sobre la visión que tienes de la fotografía y de la experiencia en cada uno de estos modos. No tengas miedo y experimenta un mismo objeto con distintos modos hasta ser tú mismo el que decide qué resultados son los que tu prefieres.

Share

Las fotos me salen movidas

Esta afirmación carece de interés para todo aquel que tiene conocimientos medios sobre fotografía. Pero aquí pretendemos acercar el mundo de la fotografía a todo aquel que tan solo sabe cómo encender su cámara y por dónde se dispara la foto.

Hay que tener presente que la fotografía es la captación de luz que entra por el objetivo para convertirla posteriormente en imagen. Si tenemos en cuenta que la captación de luz depende de la intensidad de luz exterior que nos rodea entenderemos el mecanismo que lleva a la cámara a mantener el obturador de la misma abierto más tiempo para poder captar más luz (en procesos de disparo automático).
Este hecho, que aparentemente no parece importante, es el que determina que un ligero movimiento, temblor, pulso, respiración, vibración del propio mecanismo del disparador de la cámara haga que la imagen nos salga movida. La cámara debería permanecer absolutamente quieta, inmóvil durante ese proceso de captación de luz. ¿Por qué no hay problemas al hacer fotos de día en el exterior?, porque la cámara capta en una pequeña fracción de segundo la luz que necesita, dado que hay mucha, y cualquier movimiento o vibración es imperceptible en el resultado final.

Estos consejos solo nos van a ser válidos cuando lo que estamos fotografiando es algo que carece de movimiento, algo estático. Si pretendemos hacer fotografías de personas u objetos en movimiento, por pequeño que sea, deberemos buscar una luz de refuerzo (sea el propio flash de la cámara si tiene o una fuente de luz externa).

Así pues si vamos a tomar fotografías con nuestra cámara de fotos en modo automático y sin flash, sea nuestro teléfono móvil, una cámara compacta de 50€ o reflex de 1.000€ (estas suelen llevar flash), en un ambiente pobre de luz (noche, interior poco iluminado) debemos conseguir que nuestra cámara permanezca fija durante todo el tiempo de exposición (el tiempo que el obturador permanece abierto mientras se guarda la luz necesaria para componer la imagen).

El principal elemento del que disponemos es un trípode, pero si no tenemos un trípode adecuado podemos apoyar la cámara de fotos sobre una superficie plana que nos permita tomar la imagen deseada garantizando que dicha cámara no se va a mover lo más mínimo.
Si no disponemos de trípode ni superficie donde apoyar la cámara deberemos usar nuestro propio cuerpo como elemento de apoyo, bien sea apoyándonos en una pared, roca o suelo.

Si tampoco disponemos de elementos donde apoyar nuestro cuerpo optaremos por usar nuestro propio cuerpo como elemento de apoyo. Para ello disponemos de varias opciones:

– Apoyaremos nuestro codo sobre nuestra rodilla, pierna flexionada apoyando el pie en el suelo y la rodilla hacia arriba, mientras la otra pierna yace en el suelo flexionada hacia dentro.

– También disponemos de la posibilidad de tumbarnos en el suelo poniendo ambos codos apoyados en el suelo o apoyando la cámara en el mismo.

– Si precisamos estar de pie tenemos la posibilida de situarnos ladeados con respecto el objetivo de nuestra cámara apoyando ésta en nuestro hombro mientra nuestra cara permanece pegada a la cámara para conseguir mayor zona de contacto y apoyo.

Cualquiera de estas últimas tres opciones son las menos recomendables porque al sujetar la cámara con las manos es casi probable que finalmente la imagen saldrá movida.

También tenemos que tener presente que cuando pulsamos el botón de disparo de la cámara se produce un movimiento, o vibración, sobre la cámara que para nosotros pasa desapercibido pero que implica ese temblor de la foto. ¿Solución?, pues una opción es usar el disparador automático, programando el disparo a un determinado tiempo, o incluso un disparador remoto (como un mando a distancia).

Si nuestra cámara dispone de opciones de disparo manuales probablemente podremos jugar modificando el tiempo de exposición, especificando el diafragma (el tamaño de la abertura por la que pasa la luz) o la sensibilidad o ISO de la cámara.

A todo esto también podemos añadir que si tenemos la posibilidad de aumentar la fuente de luz, sea por un flash o por luz artificial, no debemos despreciarla si en el primer intento no hemos conseguido el resultado deseado.

A mayor luz menor tiempo de exposición se requiere y por tanto menor es el riesgo de que nos salga la imagen movida.

Os dejo con un video, fotógrafo Joe McNally,  que ilustra diferentes opciones. Está en inglés pero la gesticulación corporal es universal 😀

Share

Chromakey – Croma Tutorial

Hay muchos aspectos a tener en cuenta cuando vamos a realizar una toma con fondo verde, o azul, para luego poder hacer un montaje que nos permita suprimir dicho color de fondo por una imagen concreta.

El sistema se basa en el tratamiento de los colores que nos permite suprimir un color determinado de nuestra toma. Se escoge el verde, o azul, por ser colores que fácilmente no comprometan elementos que no deseamos que desaparezcan de nuestra toma. Tenemos que poner mucha atención en que los elementos, que deseamos que permanezcan en nuestra toma, no incluyan ningún tono de verde, o de azul si hemos optado por este último.

Podemos crear un fondo verde bien sea con una tela, pintado o con elementos de venta para su uso. Es importante que si compramos una tela ésta no sea reflectante ni incluya brillos, que sea de un verde puro (verde 255, azul 0 y rojo 0).

El sujeto, o protagonista a salvar en nuestra toma, tiene que mantener una distancia con el fondo verde, pongamos como mínimo de 1 metro y medio, y cuidar mucho la iluminación. El fondo verde no deberá mostrar arrugas o pliegues y deberá estar iluminado uniformemente. Cuidaremos que no se refleje el color verde en nuestro protagonista y que éste esté debidamente iluminado.

Una vez tenemos nuestra toma con nuestro protagonista con un fondo verde pasaremos a los programas de edición (vídeo o foto) tales como FinalCut, Adobe Premiere, After Effects, Vegas Pro,  Photoshop ….  En estos programas solemos trabajar por capas dejando como capa de fondo la imagen que queremos incorporar (un paisaje por ejemplo) y luego una capa superior donde colocaremos a nuestro protagonista. Buscamos un efecto denominado Chromakey que permitirá quitar el color verde de nuestra toma mostrándonos así nuestro protagonista en medio de un bello paisaje.

Aquí os dejamos un tutorial, en inglés, de la gente de TubeTape perfectamente explicado, en vídeo, sobre todos estos detalles que aquí os hemos reflejado.

Share