Time Lapses & Stop-motion

Muchos hemos oído hablar de Time Lapses y Stop-motion y muchos son los que los confunden. En pocas palabras vamos a intentar dejar patentes las diferencias entre ambos métodos.

Como bien indicamos ambas palabras corresponden a métodos de captura y composición audiovisual. Por tanto son la captura y visualización en formato animado de nuestras fotos o vídeo. Antes de entrar en detalles técnicos de cómo realizar uno u otro sistema voy a intentar poner un ejemplo para dejar claras las diferencias entre uno y otro método.

Un Time Lapses es el registro audiovisual de una escena cotidiana de la vida, durante un largo periodo de tiempo, y condensarlo (acelerarlo) para visionar esa escena de forma rápida. Un ejemplo podría ser como florece una flor o como sale o se pone el sol por el horizonte. La imagen en cualquier caso se percibe como fluida.

Un Stop-motion responde más a la captura de fotogramas, o fotografías, de un hecho cotidiano u orquestado y montarlo a lo que debería ser un ritmo real de visionado. Es lo que en nuestra época se denominaba la animación fotograma a fotograma. Un ejemplo claro y evidente podría ser el movimiento animado de plastelina o la puesta en escena de unos personajes que representan o comunican algo.

Cabe decir que mientras el Time-Lapses da una sensación relajada y majestuosa de una secuencia, audiovisualmente hablando, el Stop-motion se acerca más a una narración cómica o trágico-cómica. Salvando siempre las diferencias y las excepciones que como en todos los casos podemos hallar.

Para el registro de un Stop-motion con nuestra cámara de fotografías tenemos que tener presente que será imprescindible disponer de un trípode para plantar y no mover nuestra cámara de fotos mientras vamos captando foto a foto el movimiento que vamos orquestando. Una medida sería captar entre 8 y 12 fotografías por cada segundo a montar (siempre variando en función de las necesidades y de la forma narrativa que se desee). La mejor forma es experimentarlo por nuestros propios medios para poder valorar la frecuencia que más se ajusta a nuestro parecer.


O este otro

Para un Time Lapses lo podemos hacer tanto con una cámara de vídeo como con una cámara de fotografías. Para la cámara de vídeo habrá que ir provisto de un buen packs de baterías y tarjetas o cintas para registrar la imagen. Podemos grabar la puesta o salida del sol durante 1 hora o 2 horas y luego acelerar la reproducción hasta conseguir el efecto deseado. Pero si lo que queremos grabar es un hecho cotidiano de larga duración, como transcurre la construcción de un edificio o el transcurso de las 4 estaciones del año en una zona determinada, tendremos que optar por una cámara de fotos que programaremos con un intervalómetro que disparará una fotografía cada x tiempo. En este caso espaciaríamos los disparos de las fotografías y al montar, sin acelerar, las imágenes obtendremos un hermoso time-lapse.

O este otro ejemplo

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

*